Secciones revista Gympeople
Para quién no le conozca, es obligado decir que Mariano Ruiz fue considerado como el mejor atleta de larga distancia con discapacidad visual.

Ex medallista paralímpico (3 medallas de oro) y actualmente asesor del Consejo General de la O.N.C.E.


Para quién no le conozca, es obligado decir que Mariano Ruiz fue considerado como el mejor atleta de larga distancia con discapacidad visual.

 

Pero empecemos desde el principio…

 

Sólo con cuatro años Mariano es diagnosticado con una deficiencia visual, su vida transcurrió con normalidad, excepto por las típicas chiquilladas y los viajes largos para acudir al colegio en Aguilar de Campó (Palencia).
Para acabar sus estudios decide afincarse en Madrid y acudir al Colegio Inmaculada gestionado por la ONCE, entidad que conoció gracias a su oculista. “Ahí conocí sus sistema de enseñanza, aunque no me costó adpatarme porque era buen estudiante y tenía buena base”.


A pesar de que le gustaban las ciencias, optó por estudiar Derecho en la Universidad Complutense de Madrid debido su deficiencia visual tuvo un “accidente” con un tubo de ensayo y ésto le hizo cogerle miedo.

“Saqué la carrera a curso por año y tuve que aprobar todo en junio con una media de notable porque estaba becado por la ONCE. Gracias a eso me pude formar con normalidad. Además, me presenté al premio fin de carrera de la Complutense y quedé el número dos de aquella promoción. Me presenté por dinero, porque venía de una familia muy humilde, y me dieron 150.000 pesetas (alrededor de 900 euros), que me vinieron francamente bien”.


Fue una persona que abrió las puertas a las personas que cómo él sufren alguna discapacidad, un ejemplo fue como cuando Mariano se preparó las oposiciones de fiscal, aun teniendo las pruebas orales aptas no pudo presentarse a las escritas ya que no veía, gracias a su posterior reclamación, el reglamento cambió y se modificó.


A partir de 1988 gracias a aprobar unas oposiciones entró a trabajar en la ONCE, primero en la Dirección General, luego en la asesoría jurídica de la ASOMCE, y finalmente en el Departamento de Cultura de la ONCE donde entro en contacto directo con el deporte para crear la FEDC (Federación Española de Deportes para Ciegos).


En 2006 entra a formar parte de la candidatura olímpica y paralímpica de Madrid 2016. “Me parecía un proyecto atractivo. Para una persona con discapacidad, trabajar en el mundo de ‘normales’ fue un reto en el que eres igual que los demás”, destaca Mariano.

 

Desde 2011 forma parte del Consejo General de la ONCE.

 

Pero como en un principio destacábamos, Mariano Ruiz es más conocido por sus carreras en la pista que por su carrera laboral y eso es porque…

 

Mariano Ruiz. Triple medallista paralímpico en Seúl ´88 y Barcelona `92

Mariano logró ni más ni menos que tres medallas de oro, dos en Seúl 88 (1500m y 5000m) y otra en Barcelona 92 (5000m).


Mi afición al deporte comenzó en el colegio de Mudá, cuando tenía 10 años. Como veía poco, el maestro me decía que no hiciese nada cuando había gimnasia, pero cuando íbamos a correr a campo abierto, me sentía más libre y ganaba”, comenta.

De adolescente, en BUP comenzó a correr carreras interescolares a nivel nacional e incluso en campeonatos de España.

 

Una de las anécdotas que marca la forma de ser de Mariano es que en los Juegos Paralímpicos de Arnhem 80 (su primera competición internacional) aunque no obtuvo ninguna medalla en los 400, los 800 y los 1.500 metros,  regresó a España antes de la ceremonia de clausura porque tenía que examinarse para la selectividad.

 

En Nueva York 84, prefirió volver a España y examinarse de una asignatura de Derecho que correr una final, y cómo no podía ser de otra forma, aprobó la asignatura.

 

Tenía las cosas muy claras: debía formarme, sacar los estudios y la carrera. Nunca puse el deporte por encima de mi formación y en los campeonatos internacionales lo tuve muy claro. Afirma Mariano

 

Aún y con esto, Mariano alcanzó la gloria en 3 ocasiones, dos veces en los Juegos de Seúl’88, con sendos récords paralímpicos en los 1.500 metros (4’05”53) y los 5.000 metros (15’23”05), y en una ocasión en Barcelona’92, con récord paralímpico en los 5.000 (15’07”16).

 

Otra de las anécdotas que recuerda con una sonrisa en la cara es cuando corría carreras integradas con atletas sin discapacidad y ganaba o quedaba segundo o tercero porque me equivocaba al no ver la meta.

 

Algo por lo que siempre lucha Mariano es por fomentar el deporte dentro de las personas que sufren discapacidades y como dice él “con determinadas adaptaciones, una persona con discapacidad puede hacer lo mismo que una sin discapacidad”.

 

Desde Imagym queremos darte las gracias por recibirnos en tu despacho y decirte: Gracias por esta lección de humildad y superación.

Valoración: 
Promedio: 5 (3 votes)