Secciones revista Gympeople
El rugby se caracteriza por ser un deporte para todas las formas y tamaños. Cada posición requiere características físicas y técnicas diferentes, y es esta diversidad la que hace que el rugby sea accesible para cualquiera que desee formar parte de él.

Un equipo de rugby está compuesto por 15 jugadores, 8 delanteros (1-8) y la línea ¾ (9-15):

Alineación rugby 15

Primera línea: compuesta por los dos pilieres (1 y 3) y el talonador (2). Son los jugadores más fuertes del equipo, arrasan con todo lo que encuentran por delante (siempre que sea en línea recta). Su cabeza se une a los hombros sin necesidad de un cuello y tienen la nariz en forma de S. NADA les intimida.

 

Segunda línea - 4 y 5: son los jugadores más altos del equipo, se caracterizan por las orejas en forma de coliflor y su mal olor. Tienen piernas de acero para empujar lo que haga falta ya que son la POTENCIA de las melés. Nunca se rinden.

 

Tercera línea: la forman los flankers (6 y 7) y el 8. Nos encontramos ante los jugadores que están al final de la melé y que desgraciadamente no tienen muy claro cuál es su papel en el campo. Con excelente forma física y un instinto indestructible, persiguen la pelota cueste lo que cueste. Están en TODAS partes.

 

Medio melé - 9: jugador pequeño y ágil cuya VOZ es terriblemente temida por el resto de jugadores, que obedecen, de mala gana, las decisiones que este toma. Su función consiste en pasar el balón a la línea ¾ cuando los delanteros están con la lengua fuera y ya no pueden más. Excelente pase.

 

Apertura - 10: le encanta ser el líder. Es la cabeza pensante de la línea ¾, decide y dirige la estrategia de juego. Cuando se colapsa, patea. Mejor VISIÓN de juego.

 

Centros - 12 y 13: Zipi y Zape. Son los más guapos, los que más ligan en el tercer tiempo. Fuertes y rápidos, ponen en práctica las jugadas que decide el apertura. Si las jugadas no salen, corren. Y placan. Y PLACAN. Contrapié espectacular.

 

Alas - 11 y 14: no sé cómo lo hacen pero no sudan y acaban los partidos limpios. Se pasan más de medio partido esperando a que les llegue el balón y cuando les llega, si no se les cae antes, ensayan, ríen, lloran, salen en la tele y se llevan la palmadita del entrenador. Se les perdona todo porque invitan a una botella de patxaran en el tercer tiempo. Como su nombre indica, no corren, VUELAN.

 

Zaguero - 15: responsable de recibir los balones que patea el equipo contrario y contraatacar. Es el segundo que más sale en la tele porque si se le cae el balón, se ve mucho. APARECE y desaparece cuando menos te lo esperas.

Equipo rugby

Quiero acabar con una fábula que, una vez, uno de mis entrenadores nos contó antes de jugar un partido y que define muy bien lo importante que son todos y cada uno de los jugadores de rugby:

 

Asamblea en la carpintería

 

Cuentan que una vez en la carpintería hubo una extraña asamblea: fue una reunión de herramientas para arreglar sus diferencias.

 

El martillo ejerció la presidencia, pero la asamblea le notificó que tenía que renunciar. ¿La causa? ¡Hacía demasiado ruido! Y, además, se pasaba el tiempo golpeando. El martillo aceptó su culpa, pero pidió que también fuera expulsado el tornillo; dijo que había que darle muchas vueltas para que sirviera de algo.

 

Ante el ataque, el tornillo aceptó también, pero a su vez pidió la expulsión de la lija. Hizo ver que era muy áspera en su trato y siempre tenía fricciones con los demás.

 

Y la lija estuvo de acuerdo, a condición de que fuera expulsado el metro que siempre se la pasaba midiendo a los demás según su medida, como si fuera el único perfecto.

 

De repente entró el carpintero, se puso el delantal e inició su trabajo. Utilizó el martillo, la lija, el metro y el tornillo.

 

Finalmente, la tosca madera inicial se convirtió en un lindo mueble. Cuando la carpintería quedó nuevamente sola, la asamblea reanudó la deliberación. Fue entonces cuando tomó la palabra el serrucho, y dijo:

 

"Señores, ha quedado demostrado que tenemos defectos, pero el carpintero trabaja con nuestras cualidades. Eso es lo que nos hace valiosos. Así que no pensemos ya en nuestros puntos malos y concentrémonos en la utilidad de nuestros puntos buenos".

 

La asamblea encontró entonces que el martillo era fuerte, el tornillo unía y daba fuerza, la lija era especial para afinar y limar asperezas y observaron que el metro era preciso y exacto. Se sintieron entonces un equipo capaz de producir muebles de calidad. Se sintieron orgullosos de sus fortalezas y de trabajar juntos.

 

Da igual que instrumento crees que eres y mucho menos que instrumento son los demás, piensa como, desde tu parcela, puedes proporcionar el mejor rendimiento para ayudar al conjunto, teniendo en cuenta las limitaciones propias y las de los demás.

 

Así es como yo entiendo el rugby y así es cómo intento actuar en todos los aspectos de mi vida.

 

Cova "otra herramienta más"

Valoración: 
Promedio: 5 (15 votes)

Comentarios

<p> Bien bien!! a los centros nos dejan bien parados aún pareciendo la visión de un delantero! jajaja&nbsp;</p> <p> Muy Buena! un saludo!</p>

<p> Yo creo que sería un flanker, no está mal jaja</p>

Me encantaaaa!