Secciones revista Gympeople
El pasado 23 de Mayo tuvo lugar en Toledo un evento muy peculiar dentro de las carreras de obstáculos que tan fácilmente se abren camino en nuestro país. The Mud Day no es sólo una prueba deportiva en la que 13Km pueden hacerse muy largos, también pueden convertirse en un sin fin de anécdotas divertidas y la excusa perfecta para reivindicar lo que no nos dejaban hacer de infantes, llenarnos de barro hasta las orejas.

El incremento de deportistas que se están pasando a disciplinas como crossfit está dando alas a que este tipo de pruebas aglutine una cantidad notable de participantes, ¡y que sigan así! porque sólo hay que ver el buen ambiente que generan estas pruebas y cómo evoluciona el ocio deportivo. Ya habíamos hablado de esta prueba con anterioridad porque nos pareció una idea muy curiosa y con mucho futuro. 

 

Pues gracias a la organización de la prueba podemos contaros nuestra experiencia desde dentro.

 

El equipo lo formamos Curro, Rubén, Víctor (un buen amigo de la revista) y yo. Para que os hagáis una idea los tres primeros escriben en la revista haciendo crónicas de carreras como participantes y en mi caso no llegué a correr ni una carrera de 10k, así que no era un secreto quién lo iba a tener más difícil.

The Mud Day. Así empezó todo

Una vez aterrizados y con el coche bien aparcado, te das cuenta de la cantidad ingente de personas que habían asistido y que coordinar todo eso iba a ser una tarea hercúlea. De momento la organización iba para nota señalizando la entrada y organizando el parking, en el que no perdimos ni un segundo. Así seguimos con los dorsales y el guardarropa. Todo aquel tinglado estaba amenizado con DJ y speaker, el cual ya tenía a más de uno entregado aprovechando el fabuloso día que estaba haciendo.

 

Nos percatamos que Panasonic ofrecía en régimen de préstamo diversas cámaras deportivas para que pudieses tener un vídeo completo de tu experiencia pasándolas canutas en los 22 obstáculos que se nos proponían para terminar la prueba. Una idea que no pudimos rechazar y nos armaron con mochila y cámara.

 

Acto seguido llegamos a la zona de carrera y pudimos observar participantes atravesando la meta. Con un aliento entrecortado y entre risas atravesaban el último obstáculo que, al tratarse de unas bandas eléctricas, no me quedó muy claro si ese rictus se debía a la felicidad o al efecto secundario de la batería dejándoles algún que otro voltio en las mejillas. Antes de atravesar dicha zona advertían a los que nos encontrábamos en la zona de calentamiento de lo que nos esperaba con frases como "... no os queda ni naaaa".

 

¡Bien!, ya sabemos cómo llega la gente al final, y pinta muy bien, ahora... ¿cuándo empezamos? Encontramos fácilmente cuando sería nuestro turno y, con puntualidad inglesa, se dio la salida para nuestro turno. Para mi ya era tarde para arrepentirme, pero iba bien arropado por un equipo curtido en mil y una pruebas.

 

 

Comienza la prueba, ¡adelante Mud Guys!.

 

Empezamos con la cuesta que no cuesta (porque era la primera... esto lo aprendería más adelante) y llegamos entre risas todos los participantes al primer obstáculo. -¡Fácil!- me dije. Se trataba de pasar muy agachado unos cuantos metros para no tocar el alambre de espino que rozaba tu espalda si te levantabas más de la cuenta. También estaba una persona de la organización con un megáfono vacilando con los participantes, esta figura se repetirá en todos los obstáculos. Como nuestra salida ya era de las últimas, en algunas zonas el barro dio paso a la tierra y complicaba el avance.

 

Saliendo de este primer obstáculo ya empecé a ver la gran diferencia de poder que había en nuestro equipo, empezaron a animarme sólo a mí. Ahí empecé a sospechar que tenían algún tipo de apuesta para ver en qué kilómetro/obstáculo me retiraba... No acababa de urdir cual sería mi venganza por hacerme pasar por ese infierno cuando nos encontramos con las vallas de madera. Sólo les faltó saltarlas al más puro estilo de Dick Fosbury, y yo no iba a ser menos... Con una genial carrerilla (y la ayuda haciéndome pie de uno de ellos) logré superar ambas vallas... -¡Al final no va a ser para tanto!-

 

Ya me he quitado 2 obstáculos pero las fuerzas no eran las del principio. Siguiendo el camino y ellos acoplándose a mi paso de tortuga ya empezaban a sucederse los compañeros de camino. Esas personas que te adelantan y a las que adelantas constantemente y con quien siempre intercambias palabras de ánimo. La verdad es que me estaba gustando aquello, lástima pésimo estilo corriendo, parecía que descansaba pasando los obstáculos y que lo duro para mí realmente era correr esas cuestas arriba y abajo.

 

Unas ruedas por aquí... 

 

The Mud Day. RuedasUnos sacos de arena por allá...

 

The Mud Day. Sacos de arena

 

Las fuerzas empiezan a fallar pero veo un cartel que reza "Te quedan 5 Km", ¡Madre mía! ¡Soy un máquina! ya ha pasado lo peor seguro, y menos mal porque estaba al borde de la extenuación. Seguí corriendo agachando la cabeza y pasando obstáculos y llegamos al primer avituallamiento. Un poquito de agua que no nos viene mal... ¿un poquito de agua...? ¡Te vas a hartar!

 

The Mud Day. Piscina

 

Una piscina que te obliga hasta meter la cabeza bajo el agua en dos ocasiones, cosa que habría hecho de todas formas, y luego a seguir, pero esta vez con el sobrepeso que te proponía el agua que, cordialmente, me acompañaría los próximos centenares de metros.

 

The Mud Day. Freeze

 

Por lo visto el cartel de los 5 Km era para motivarnos contándonos una mentira piadosa que, algún kilómetro más adelante, destaparían con otro cartel, el que casi me lleva a la desesperación. Pero claro, ves a la gente animada y pasándoselo bien, y eso originó que siguiera terco en mi misión contagiado con tanto positivismo.

 

Un obstáculo y otro y otro... y llegamos a la colina de barro. -¡Genial! ¡Ya estoy en la parte más divertida!- Cual fue mi sorpresa al observar que no era una montaña si no 6...

 

The Mud Day. Montañas de barro

 

Superarlas todas ha sido lo más duro que hice en mi vida pero ¡ahora sí! Estamos llegando a meta. No quedan más que las cuerdas, la valla con el foso, un paso por un túnel cilíndrico y... ¡la recta electrificada! Fue en ese momento donde pude comprobar que el rictus de aquellos participantes que vimos al llegar era un cúmulo de sensaciones.

 

Se juntaba la alegría de la meta con, efectivamente, la descarga eléctrica. Risa sincera y forzada en una sola mueca, fue genial.

 

The Mud Day. Llegada a meta

Desde GymPeople queremos agradecer a la organización de The Mud Day la invitación a este evento y decir que estamos esperando la segunda edición.

 

Lo más destacado:

- Una gran organización a la hora de retirar el dorsal y guardaropa.

- Buen ambiente y gran distribución del espacio de competición y descanso. 

- Un trazado original con un gran control sobre el estado de los participantes.

- Un buen vaso de cerveza fresquita lista en la meta para los participantes. Eso fue de agradecer.

 

Aspectos a mejorar:

- El avituallamiento para los últimos participantes sólo disponía de agua.

- El sistema de duchas carecía de la presión necesaria para eliminar todo el barro que pudimos acumular.

 

En líneas generales el evento contó con una gran organización lo que nos dejó muy buen sabor de boca.

The Mud Day. Volvemos a casa

 

 

 

  

 

The Mud Day Toledo. Resumen
The Mud Day Toledo. Resumen
Valoración: 
Promedio: 4.8 (14 votes)

Comentarios

Enhorabuena al aquipo. Me ha parecido divertidisimo leeros. Antonio si mpiezas por esto las próximas carreras será coser y cantar jejeje

Sus aportaciones

Copenhagen Wheel
Una solución asequible para darle un empujón eléctrico a tu pedaleo.
dron sierra
La tecnología está cambiando a pasos de gigante la manera de ver el deporte. El último clásico... las tomas aéreas de dron.
Video ganador de UTPE 2016
El video realizado por nuestro corredor Curro Revilla en la segunda carrera del reto solidario Crown Challenge, resulta ganador del concurso realizado por la organización del Ultra Trail Picos de...
Mójate por la esclerosis múltiple.
El 24 de Julio llega a Madrid el tobogán acuático más largo de Europa. 400m de diversión acuática en el centro de Madrid.
La mejor prueba  de esfuerzo al alcance de todos en Reebok Sports Club La Finca
Pasamos la prueba de esfuerzo del Reebok Sports Club La Finca
WOD solidario en Crossfit Rangers Leganés
El Crossfit solidario llega al box de Rangers Leganés. Ayuda a los animales más desfavorecidos con un WOD diseñado para todos los públicos.