Secciones revista Gympeople
Parece una gran paradoja que pese a la superabundancia de alimentos de los países desarrollados y el creciente aumento del sobrepeso y la obesidad de sus ciudadanos, millones de personas están “enganchadas” a los suplementos nutricionales. Pero una cosa está clara, si no se consumen con precaución y bajo un estricto control médico, puede tener efectos adversos para la salud.

 

El boom de los suplementos

 

El BOOM de los suplementos alimenticios

 

Se puede considerar que ya son una legión los hombres y mujeres “adictos” a los suplementos alimenticios en todo Occidente, y parece que el número no deja de aumentar. El mercado de estos productos (concentrados de vitaminas, minerales, oligoelementos, bebidas energéticas…) que nos prometen bienestar, eterna juventud, salud, o mejorar el rendimiento deportivo se ha convertido en millonario gracias a la presión del marketing y la publicidad.

 

A nivel mundial, según varios informes, el mercado de la nutrición y los suplementos se situó en 96 billones de dólares en 2012, tan solo un año más tarde, ya hablábamos de 104 billones.

El objetivo de éstos productos es aportar los nutrientes que no consumimos en cantidades suficientes, lo cual es perfecto, pero el problema viene cuando no pensamos en que solo se necesitan pequeñas dosis de cada uno de ellos para que nuestro organismo funcione, lo que implica que ingestas más altas, no solo no serán más útiles, sino que actuaran de manera perjudicial en nuestra salud.

 

No debemos olvidarnos de que una dieta que incluya suficientes frutas y verduras, cereales integrales, un aporte adecuado de proteínas y grasas saludables, normalmente proporcionan todos los nutrientes necesarios; Centremos nuestra alimentación en pautas dietéticas basadas en alimentos, donde los suplementos no formen parte de esas pautas.

 

Una dieta equilibrada es el camino para que nuestra alimentación sea lo más saludable posible, pero no siempre cubrimos todas nuestras necesidades en cuanto nutrientes; es en ese caso en el que debemos ponernos en manos de expertos que adapten una suplementación a nuestro caso concreto. Seguir una dieta sana y equilibrada, ajustada a nuestro ritmo de vida y características físicas debería ser suficiente, pero por desgracia esto no siempre sucede, debido (bajo mi humilde opinión), a que existen una serie de factores que nos lo hacen más difícil como son la excesiva explotación de la tierra causando pérdidas de nutrientes en los cultivos, el abuso de sustancias con elevado índice toxémico (bollería industrial, bebidas gasificadas, azucaradas…), desrtructores (aditivos, conservantes, potenciadores de sabor…), contaminantes ambientales, nuestro estilo de vida, etc…

 

Seguir una dieta sana y equilibrada, ajustada a nuestro ritmo de vida y características físicas debería ser suficiente, pero por desgracia esto no siempre sucede.

 

Nutrientes esenciales

 

La superdemanda de productos como la carne, y la cría industrializada de reses y aves ofrece unos productos con valores nutritivos muy por debajo de los límites deseables, que, incluso, como asegura la OMS, en ocasiones pueden ser perjudiciales. Decir que las frutas y las verduras ya no huelen ni saben cómo los que consumíamos tradicionalmente, es igual a decir que esos alimentos han perdido parte de sus nutrientes esenciales.

 

En el otro lado de la balanza se sitúan los productos que han liderado el protagonismo del debate de los suplementos nutricionales de los últimos años y que más críticas hanrecibido: los destinados a los deportistas.Éstos productos están viviendo un relanzamiento, asentados en las estanterías de innumerables tiendas y careciendo, muchos de ellos, de una evidencia científica. Pero en el caso de los deportistas, el modus operandi debe ser el mismo: satisfacer sus necesidades energéticas crecientes a través de los alimentos comunes, solo en casos excepcionales debería hacerse uso de éste tipo de suplementos, donde los líquidos que proporcionan una buena fuente de carbohidratos, cantidades limitadas de proteínas y otros nutrientes, parecen ser la mejor alternativa.

 

Ésta “moda” puede ser peligrosa si no existe un control médico. Muchas personas buscan estar atléticos, fibrosos, fuertes… en el menos tiempo posible o incluso sin realizar el ejercicio que para ello se requiere, de ahí el boom de algunos compuestos, que a veces incumplen las normas sanitarias, o se venden sin ningún tipo de control.

Son productos que están dando problemas sobre todo a nivel cardiovascular; ahora bien, si un deportista de élite, profesional o cualquier aficionado a la práctica deportiva, es aconsejado por un experto, no solo puede sino que debe tomar éstos productos porque serán lo más ajustado a sus necesidades o carencias.

 

Suplementos por deporte

 

No se trata de condenarlos, ni mucho menos, solo son perjudiciales cuando las dosis, o la calidad del suplemento no sean las deseadas o cuando no esté requerido para cada situación concreta.

En todos los suplementos, los aditivos que contengan pueden ser perjudiciales, como en el caso de los propios alimentos, atención a los compuestos de vitaminas A y E, las liposolubles, que se acumulan en los tejidos y pueden interferir con algunos medicamentos, al igual que acurre con las del grupo B, especialmente B2, que puede interferir con determinados tratamientos.

 

Complejos vitamínicos

 

En definitiva, prestemos más atención a nuestros hábitos de vida, tipo de comida, tiempo que invertimos en ella, cada cuantas horas…La base de la alimentación actual junto con el ritmo de vida, creo que presupone la existencia de estados carenciales, por tanto mi mensaje sería seguir una dieta lo más sana y equilibrada posible, dándole la importancia y el lugar que le corresponde, y apostar por la recomendación médica, para en caso de necesidad, complementar la alimentación con suplementos nutricionales.

Lo esencial es estudiar el conjunto de la dieta, no lo que rodea a cada ingrediente que compone la misma. No nos olvidemos que nada es bueno o malo sin más, no existe correlación causa-efecto universal. No nos centremos en pensar que un alimento ayuda a curar algo o prevenirlo, sino en darle la importancia que de verdad tiene un patrón alimentario saludable.

Valoración: 
Promedio: 5 (2 votes)

Sus aportaciones

La importancia de la L-Carnitina en la alimentación
La alimentación es un tema clave para mejorar el rendimiento deportivo y conseguir una composición corporal adecuada para el deporte que realizas, por eso es importante cómo afecta el consumo de L-...
LOS MINERALES: QUE NO TE ENGAÑE SU TAMAÑO
Muchos principiantes consumen toneladas de nutrientes que producen calorías y cometen el error de olvidarse de los minerales. En realidad estos pequeños nutrientes (micronutrientes) son muy...
Los 10 errores más comunes en la alimentación y el entrenamiento
El modelo estético que nos impone la sociedad desde los ámbitos de la publicidad y la moda ha calado en nuestras vidas hasta el punto de priorizar la estética sobre la salud.
BEBIDAS VEGETALES: Una opción de consumo
A pesar de sus cualidades nutricionales, un consumo excesivo de leche animal puede ser más perjudicial que beneficioso para la salud.
Alcalinizar, el 1º paso para regresar a la salud
No fuimos hechos para enfermar, no fuimos hechos para envejecer... fuimos hechos para vivir, y vivir sanos. Y la alimentación alcalina es un nuevo y necesario estilo de vida.
EL CALCIO : UNA CONTROVERSIA DE LA LECHE
Cada vez hay más especialistas en nutrición que cuestionan el valor de los productos lácteos a la luz de numerosos estudios que han asociado su consumo con una gran variedad de problemas de salud,...